Accueil

IMG_0039aEl Thyl, la casa de los artistas en Bruselas

El Thyl es una galería de arte situada en un edificio histórico en el corazón de Bruselas. Es en medio de un ambiente convivial y auténtico que artistas y diseñadores exponen sus obras recibiendo a clientes y amigos en condiciones similares a las que conoció la pequeña burguesía industriosa del siglo 19.

Contenido

Localisation

Historia

Mision

El nombre

Localisation

Retour en haut de la page

La galerie est hébergée au 14 de la rue des Eperonniers.

La galería se encuentra en el 14 calle des Eperonniers, una calle paralela, al costado sur de la Grand Place, que va desde la plaza St. Jean hasta la plaza Marché aux Herbes.

Esta simpática casita (4x5m, de 2 pisos) está a pocos minutos a pie de la Estación Central desde donde se puede acceder, en un cuarto de hora yendo hacia el norte, al aeropuerto internacional de Zaventem. De la misma manera, en solo unos minutos pero camino hacia el sur, se llega a la Gare du Midi, etapa obligatoria de los trenes a alta velocidad ganando Paris, Ámsterdam, Colonia y Londres.

Las redes de transporte público (metro, STIB, De Lijn) tienen sus paradas a proximidad. Seria largo y difícil citar todos los museos, sitios culturales (Ópera, Bellas Artes, la Biblioteca Real, la Cinemateca, los teatros …), Escuelas (el Real Conservatorio de Música, la Escuela de Bellas artes, …), el Palacio de Congresos, restaurantes y cines situados justo al lado.

El acceso en coche al centro de la ciudad no es nada fácil. Los viajeros pierden varias horas para llegar y salir. El aparcamiento es caro. El perímetro reservado a los peatones aumenta progresivamente, permitiendo a los transeúntes caminar, charlar y observar sin ser incomodados por la polución acarreada por la circulación. La calle des Eperonniers se encuentra es su límite actual.

Historia

Retour en haut de la page

El mapa Ferraris (1777) permite situar con exactitud la calle des Eperonniers (sección 76).

En una extremidad de la calle, se encuentra la primera facultad de medicina de la ciudad, abierta por José II en 1788 en el hospital de San Juan. Su actividad continuará hasta su demolición en 1848. Su desaparición se acompañó de un proyecto inmobiliario que dio lugar a las galerías Bortier (que todavía alberga librerías y galerías de arte) y Saint Hubert (donde hay hoy muchas tiendas de lujo).

Entre 1790 y 1860, la explotación del carbón y del acero permitió a Bélgica ser, por detrás del Reino Unido, la segunda potencia industrial del mundo.

En 1815, de Braine y de Waterloo refluyen hacia la ciudad campesinos arruinados por la carnicería organizada en sus campos.

También, en 1830 y a causa de incompatibilidades religiosas, las antiguas Provincias Unidas del Sur se separan del reino de los Países Bajos para formar el reino de Bélgica.

IMG_0021La casa del 14 fue construida en 1820 en el sitio de un pequeño jardín que precedía un otro edificio de los cuales queda sólo su fachada. Un porche y una sucesión de ventanas son todavía visibles. En los muros laterales, aberturas que permiten comunicar con las casas vecinas han sido igualmente construidas.

Los materiales de construcción son probablemente de recuperación: ladrillos “españoles” muy anchos y con diferentes formas y vigas en donde las marcas del aserradero y de los hachazos se ven todavía bien.

La primera actividad que fue realizada allí fue la fabricación de pipas de espuma.

Siendo hoy más altos que nos predecesores, el cuidado se impone subiendo las escaleras construidas en el 1860: los visitantes distraídos corren el riesgo de golpearse la cabeza! La vitrina delantera y las bóvedas de la bodega fueron colocadas en el mismo año.

Muy cerca, se encuentra también situada la Casa del Pueblo, diseñada por Horta para el Partido Belga de los Trabajadores. Fué inaugurada en 1899 (le POT fué constituido en Abril de 1885 en la Maison du Cygne, Grand Place). Su destrucción, en 1965, fue una enorme herida para muchos.

En 1896 el Dr. Ovide Decroly trabaja en la Clínica de los Eperonniers (No. 42-44).

En 1901, es en el No 51, rue des Eperonniers, que Alexandra David Neel hace imprimir su “Pour la Vie”.

IMG_0028Postales publicitarias conservadas en los Archivos de la Ciudad recuerdan que se fabricaban joyas a la altura de los Nos 2 y 20, registros y otros equipos de oficina en el No 3, cuchillos en el No 4 (más tarde será una tienda de armas de lujo), zapatos en el No 7, paraguas y bastones en los Nos 10 y 20, flores artificiales en el No 32, bronces para edificios en los Nos 65-67 y 5. Había un carpintero en el No 16 (también serán fabricadas allí flores artificiales “En primavera perpetua “), un peluquero en el No 18, el vendedor de telas y corbatas en el No 19, una impresora en el No 25, el hotel” Du Grand Café ‘ en los No 24- 26, un carpintero en el 29 y mercerías en los No 28 y 40.

En la otra extremidad de la calle, la Exposición Universal de 1910 reemplaza et barrio St Roch que remontaba a la Edad Media. Los jardines del Mont des Arts estaban bordeados por estudios de artistas y muchas personas los añoran aun. Pretextando otra exposición, serán reemplazados en 1957 por edificios macizos.

IMG_0013En 1952 se acaban por fin los trabajos de la junción uniendo las estaciones de tren Midi y Norte pasando por la Central. Dejan en el centro una macilenta cicatriz. Al mismo tiempo, los paseos que llevaban hacia el Bois de la Cambre (la Avenida Louise, Longchamps y Ley) se transforman en autopistas urbanas.

En 1944 Bélgica inicia el Benelux que impulsará, en 1951, la Comunidad Económica del Carbón y Acero y luego la Unión Europea. A partir del 1965, ésta última aloja sus Instituciones en Bruselas. Desde el 1966, el cuartel general de la OTAN se basa también allí. Como consecuencia de los trastornos políticos en la década de 1960, las administraciones públicas se multiplican en Bruselas

Un fabricante de sombreros ocupo el No 14 hasta el 1976. Había solo un aguadero, ubicado en el sótano. También había una pila de carbón. En cada piso había una chimenea.

tumblr_mjw0ukeLYn1rionq1o1_1280[1]Una primera renovación eliminó los falsos techos y los tabiques acumulados en el curso de las décadas. La estructura reaparecida fué restaurada.

Del 1982 al 1998 una librería, “Le Bateau Livre” asi como su extensión, el sitio “Cinérivage” (Françoise De Paepe) fue una referencia para muchos aficionados del cine.

En el No 57, las ediciones “La Jeune Parque” (Jacques Antoine) se cierran en 1975.

En el No 5, el teatro “L’Ile Saint Louis” puso fin a sus representaciones, en 1989, con la muerte de André Roche.

En cuanto a la librería “La Proue” (Henri Mercier), ubicada en el No 6, termina cerrando en 1992.

Una nueva renovación se impuso en el No 14 (fachada y chimenea así como el tejado que amenazaba con caerse a la calle).

Los años siguientes, los inquilinos dejaron, sin escrúpulos, además de una importante deuda, la casa devastada.

Mision

Retour en haut de la page

Una casa es a la vez refugio y herramienta. El Thyl ofrece un escaparate que abre sobre una ciudad que da la bienvenida a visitantes del mundo entero. Es un crisol donde las ideas son catalizadas mediante los encuentros. Facilitar, mezclar los posibles, es dejar una esperanza del más allá.

A menudo sobrevivir depende de la capacidad a encontrar una idea. La imaginación nace de la necesidad. Hacer brotar de la nada un proyecto, un servicio, es el objetivo de los creadores que nos precedieron y la esencia de los artesanos que somos aun. Uniendo sueños y esperanzas, que mejor que la visión del artista para avanzar en ese ideal. Es por eso que, consientes de esa feliz conjunción, nos pareció oportuno proponerles ésta casa como lugar de encuentros creativos y de liberad.

El nombre

Retour en haut de la page

Thyl es el nombre del héroe legendario imaginado por Charles de Coster. Su nombre Uylenspiegel significa en flamenco, “búho y espejo”, quien, al figurado, nos evoca el σεαυτόν Γνῶθι del templo de Delfos.

Su historia habla de rebelión, rebelión contra ese poder que parece inevitable y que en última instancia no está compuesto más que de ideas recibidas que se nos pegan en la piel. Interponiendo pantallas, cegándonos, nos impiden ver la vida en todo su esplendor.